¿Es el alma un algoritmo?

A raíz del confinamiento en el pasado mes de marzo como consecuencia de la pandemia por el coronavirus o COVID-19, en nuestra colaboración con el “Ateneo en el Aire” y gracias a los integrantes del grupo de la Copa-Filo, estuvimos distribuyendo una documentación que además de resultar muy interesante nos planteó una serie de dudas.
Giulio Tononi, especialista en neurociencia, nos habló de la conciencia y Yuval Noah Harari en una entrevista que le hace Iñaki Gabilondo nos hizo referencia a una trilogía que tiene publicada que, después de leerla y en Homo Deus, hizo que me plantease la pregunta ¿qué es el alma?, ¿es el alma un algoritmo?
Harari, en Homo Deus, analiza el comportamiento de un babuino, a la hora de comer, mediante un algoritmo bioquímico. Pongo un pequeño extracto:
Un babuino ve unas bananas que cuelgan de un árbol, pero también se da cuenta de que un león acecha en las inmediaciones. ¿Debería el babuino arriesgar su vida por esas bananas?
La situación se reduce a un problema matemático de cálculo de probabilidades: la probabilidad de que el babuino muera de hambre si no come las bananas frente a la probabilidad de que el león atrape al babuino. Para resolver este problema, el babuino necesita tener en cuenta muchos datos: «¿Qué distancia me separa de las bananas? ¿Y del león? ¿A qué velocidad puedo correr? ¿A qué velocidad puede correr el león? El león, ¿está despierto o dormido? ¿Tiene aspecto de estar hambriento o saciado? ¿Cuántas bananas hay? ¿Son pequeñas o grandes? ¿Verdes o maduras?». Además de estos datos externos, el papión ha de tener en cuenta asimismo información sobre las condiciones internas de su cuerpo. Si le acucia el hambre, tendrá sentido arriesgarlo todo por esas bananas, al margen de las probabilidades que tenga…
Y visto el razonamiento de Harari sobre los algoritmos bioquímicos, podemos considerar que si todo el cuerpo es la calculadora que rige nuestras sensaciones y emociones, la confianza que tengamos en nosotros mismos es la que nos aportará la seguridad en la empresa y, la serenidad y el aplomo nos ayudará, igualmente, a tener calma y a moderar nuestras emociones para salir adelante en cualquier trance.
Entonces: ¿Es nuestra alma la central de procesos de datos que, apoyándose en la confianza, serenidad, aplomo y calma, nos ayuda a resolver las difíciles situaciones que la vida nos plantea?

En nuestra tertulia desgranaremos nuestras dudas

Manolo Quero

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *