Parece que la idea empieza a cuajar y aunque el grupo aún no tiene un nombre definitivo, esperan concretarlo tras el verano.

Son ateneístas que aman la música y la practican tocando algún instrumento o cantando. Y no importa tanto el nivel sino el interés en compartir esa afición.

La idea es consolidar un lugar de encuentro de gente aficionada a la música popular, en cualquiera de sus formas. Así como establecer colaboraciones para ensayar y tocar, cada cual con quien quiera.